Radio El Súper Duende

A 30 años de “Livin’ on the Edge”, el tema de Aerosmith inspirado en John Lennon

Fuente: CROCK

A principios de los 90, Aerosmith ya se había acostumbrado a desafiar las probabilidades.

La banda volvió del borde de la obsolescencia con “Permanent Vacation” de 1987, y demostraron que su regreso no fue casualidad con “Pump” de 1989, que lo superó en ventas. Pero a medida que amanecía una nueva década y bandas como Nirvana Soundgarden eclipsaron a los capos del rock de estadios de los años 80, Aerosmith una vez más tuvo que demostrar que podían resistir las mareas cambiantes y no dejarse pasar por encima.

Después de terminar una agotadora gira de 1990 en apoyo de “Pump”, Aerosmith se puso manos a la obra escribiendo canciones para lo que se convertiría en su undécimo álbum, “Get a Grip”. Los rockeros de Boston se asociaron una vez más con el productor de “Permanent Vacation” y “Pump”, Bruce Fairbairn, y el gurú de A&R de Geffen Records, John Kalodner, quien rechazó rotundamente el primer demo del álbum cuando lo escuchó a principios de 1992.

“Pensé que lo estábamos haciendo bien”, dijo Steven Tyler en la autobiografía de la banda de 1997, “Walk This Way”. “Incluso le dije a Joe Perry: ‘Mirá, estamos en racha. Escribamos un montón de canciones nuevas’. Fue entonces cuando John Kalodner dijo: ‘Este álbum apesta. Paren ahora y escriban un nuevo álbum, o sacaré mi nombre del disco’”.

Indignado pero sin inmutarse, Aerosmith se mudó de Los Ángeles a Vancouver, sede de los estudios Little Mountain Sound de Fairbairn, y comenzó a preparar una nueva tanda de canciones con una gran cantidad de compositores externos, incluidos Lenny KravitzJack Blades de Night RangerTommy Shaw de Styx y el ex ídolo adolescente Mark Hudson del trío Hudson Brothers. Hudson, Tyler y Perry coescribieron el primer single de “Get a Grip”, “Livin’ on the Edge”, una enorme power ballad con letras inspiradas en los disturbios de Los Ángeles de 1992.

Tyler le tiró a su colaborador un loop cuando comenzaron sus sesiones. “Él dijo: ‘Dejame hacerte una pregunta. ¿Qué aportarías a la banda si estuvieras en la banda?’”, recordó Hudson, quien tenía a otro artista en mente cuando presentó su trabajo. “Cuando escribí esta canción, solo estaba pensando en John Lennon, porque nadie había llevado el mensaje de paz y amor. Y nadie estaba haciendo ‘Imagine’. Nadie estaba haciendo ‘Give Peace a Chance’, ‘Instant Karma’. Eso se había ido”.

Hudson se lanzó al primer verso de “Livin’ on the Edge”: “Hay algo mal en el mundo de hoy / No sé qué es / Algo está mal con nuestros ojos / Estamos viendo las cosas de una manera diferente / Y Dios sabe que no es suyo / Seguro que no es una sorpresa / ¡Estamos viviendo al límite!”. Y decir que Tyler estaba impresionado sería quedarse corto. “Steven dijo: ‘¡Pará!’ ¡John Lennon está en la sala! ¡John Lennon está en la sala!’”.

El cantante también aportó un elemento de su pasado a la melodía: un bombo robado de la Escuela Secundaria Roosevelt, de la que fue expulsado por consumo de drogas. “Me dijeron que no volviera en septiembre”, dijo Tyler en “Walk This Way”. “Así que robé el bombo que había tocado en la banda de marcha, lo saqué de la escuela después de que [la banda de la escuela secundaria de Tyler] los Strangeurs tocaron en el baile de graduación a fines de junio. Todavía lo tengo. Si escuchas a los tres grandes notas de batería al final de ‘Livin’ on the Edge’, ahí está”.

Los críticos no estaban convencidos de la evocación de Lennon cuando Aerosmith lanzó “Livin’ on the Edge” en febrero de 1993. En cambio, algunos compararon el torpe comentario social y la power ballad con un artista más contemporáneo: Bon Jovi. Aun así, la canción alcanzó el puesto 18 en el Billboard Hot 100 y ganó un Grammy a la Mejor Interpretación de Rock de un Dúo o Grupo Vocal, lo que demuestra que ni siquiera la revolución del rock alternativo pudo opacar el brillo de Aerosmith. Su video también ganó el premio Viewer’s Choice en los MTV Video Music Awards de 1993, superando a Pearl Jam R.E.M.

Fue el puntapié inicial de lo que se convertiría en el álbum global más grande de la carrera de Aerosmith. Un trío de power ballads Top 40, “Cryin’”, “Amazing” y “Crazy”, cuyos videos presentaban a la futura estrella de “Clueless”, Alicia Silverstone, llevó a “Get a Grip” a superar los 7 millones de copias vendidas en los Estados Unidos y más de 20 millones en todo el mundo. Los tiempos estaban cambiando, pero Aerosmith no vivía al borde de nada. Estaban sentados cómodamente en lo alto de su trono.

Total Page Visits: 92 - Today Page Visits: 1

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *