Radio El Súper Duende

Cumple 50 años “Houses of the Holy” de Led Zeppelin: la historia detrás de cada canción

Fuente: CROCK

Led Zeppelin comenzó su quinto álbum con un tema titulado “La canción es la misma”. Pero era una mentira.

Lanzado el 28 de marzo de 1973, “Houses of the Holy” fue cualquier cosa menos lo mismo que sus predecesores. Led Zeppelin había establecido cierto rango al incorporar líneas de folk y una resonante majestuosidad acústica en medio de su rock pesado impregnado de blues, pero en las ocho pistas de “Houses…”, el cuarteto fue aún más lejos, ya sea en la mezcla de doo-wop con sabor jamaiquino de “D’yer Mak’er” o el funky de “The Crunge” o las ambiciones progresivas de una orquesta en “No Quarter”. “Houses of the Holy” también tenía mucho rock duro para los fanáticos de Zep, pero el paisaje sonoro general del álbum era mucho más amplio.

“Había mucha imaginación en ese disco”, reconoció Robert Plant a High Times en 1991. “Lo prefiero mucho más que el cuarto álbum. Creo que es mucho más variado y tiene una ligereza que volvió a aparecer más tarde”. En la historia oral de Barney Hoskins “Trampled Underfoot: The Power and Excess of Led Zeppelin”, también señaló que “no hay lugar al que no debamos intentar ir con alegría”.

“Houses of the Holy” ciertamente encontró a Led Zeppelin volando más alto que nunca. El cuarto álbum fue un triunfo absoluto aunque solo fuera por “Stairway to Heaven”, pero había mucho más que eso. La banda que Jimmy Page fundó en 1968 estaba llenando arenas y camino a los estadios, y en los Estados Unidos no podías pasar más de una hora escuchando una estación de rock FM sin que sonara una canción de Zeppelin.

El botín de ese éxito ayudó a empujar a la banda a experimentar con “Houses…”. Page y John Paul Jones habían instalado estudios caseros, lo que les permitió llevar pistas más completas a sus compañeros. Los excesos que finalmente harían que Zeppelin fuera inconsistente en concierto aún no habían hundido sus garras en la banda, por lo que cuando comenzó la zapada, durante febrero de 1972 en Dorset, Inglaterra, y luego en mayo en la casa de Mick Jagger, Stargroves, en Hampshire, los cuatro estaban tan afilados como siempre.

Esa combinación de preparación y energía ad hoc hizo que las sesiones fueran mágicas, incluso cuando se trasladaron a Olympic Studios en Londres y, más tarde, a Electric Lady de Jimi Hendrix en Nueva York para dar los toques finales con el nuevo ingeniero Eddie Kramer. (Cabe recordar que las prodigiosas sesiones también produjeron canciones como “The Rover”, “Black Country Woman” y la canción “Houses of the Holy”, que aparecieron en “Physical Graffiti” de 1975, “Walter’s Walk” para “Coda” de 1982 y según se sabe, un conjunto de canciones de Elvis Presley y otros favoritos del rock de los años 50 grabados en Electric Lady).

Los críticos, como de costumbre, desenvainaron sus espadas cuando salió el álbum, cuyo lanzamiento se retrasó para que la memorable portada de Hipgnosis, nominada al premio Grammy, fuera perfecta. Rolling Stone predeciblemente apodó la salida como un “dirigible flácido” y “uno de los álbumes más aburridos y confusos”. Fue “un cacharro”, “inconsistente” y “extrañamente lento” para otros medios que declaraban que “Houses…” era un desastre. Los fans tampoco estaban del todo seguros de qué hacer con eso, pero aún así apoyaron el disco; fue el tercer álbum número uno de Zeppelin en los Estados Unidos (con el tiempo certificado Diamante por más de 10 millones de copias vendidas) y el cuarto éxito consecutivo en las listas de éxitos en el Reino Unido. “D’yer Mak’er” incluso llegó al número 20 en el Billboard. Hot 100, siendo el tercer éxito Top 20 para la banda notoriamente reacia a los singles.

Y la gira norteamericana de 1973, luego de un mes de presentaciones en estadios en Europa, comenzó seis semanas después del lanzamiento del LP con presentaciones en estadios agotados en Atlanta y Tampa para un total combinado de casi 100.000 espectadores.

Tomamos el microscopio para analizar cada una de las ocho canciones del álbum y podremos celebrar un lanzamiento que, con el tiempo, ha alcanzado un merecido estatus icónico en el panteón del rock.

“The Song Remains the Same”

Page había construido una pieza instrumental llamada “The Overture” en el estudio de su casa, y su ataque majestuoso y arrollador inspiró a Plant a escribir letras sobre la experiencia de estar de gira, lo que provocó un cambio de título inicial a “The Campaign”. Las capas de guitarras, tanto de seis (Fender Telecaster) como de 12 (Rickenbacker) cuerdas, sonaron como un ejército orquestal, impulsado por el respaldo confiable y sólido de Jones y el baterista John Bonham. Para recrearlo en vivo, Page usaría su famosa Gibson EDS-1275 roja de doble mástil que usó en “Stairway to Heaven”. Fue una de las varias pistas de “Houses…” que Zeppelin preestrenó en la gira, dando a “The Song Remains the Same” su estreno en octubre de 1972 en Japón y manteniéndola en el set hasta el verano boreal de 1975.

“The Rain Song”

Cuando George Harrison criticó que Led Zeppelin no hacía baladas, a Page se le ocurrió esta respuesta, escrita casi en su totalidad en el estudio de su casa. Incluso toma prestadas las primeras notas del éxito de los Beatles “Something”, compuesto por Harrison. Tenía el título provisional “Slush”, ya que Jones simuló una orquesta cuerdas simuladas en un Mellotron. La pista, con una duración similar a “Stairway” -7 minutos y 39 segundos-, también presenta al generalmente ampuloso Bonham desplegando la batería y Page tocando sus partes eléctricas en un Danelectro, mezclando diferentes afinaciones para sumar a su riqueza sonora. Sin duda, se encuentra entre las mejores interpretaciones vocales de Plant. Es la canción más progresista que Led Zeppelin haya grabado hasta la fecha, un meandro moderado que apostó por un territorio genuinamente nuevo.

“Over the Hills and Far Away”

Otro elemento básico de Zeppelin que surgió de “Houses of the Holy”, “Over the Hills and Far Away” tenía raíces en “White Summer”, un solo de guitarra acústica que Page tocó en Yardbirds que fue parte de los primeros sets en vivo de Led Zeppelin y fue algo que él y Plant comenzaron a tocar durante 1970 en Gales, en la casa de campo en Bron-Yr-Aur donde estaban escribiendo “Led Zeppelin III”. Page mantiene la acústica a lo largo de la pista, incluso cuando estalla en un nirvana eléctrico a toda velocidad después del primer verso. La canción fue conocida como “Many, Many Times” por un tiempo, y Plant mezcló inspiraciones de “El Hobbit” de J.R.R. Tolkien y de los estilos de vida nómadas hippies que vio en los Estados Unidos durante las primeras giras de Zeppelin allí (“Muchas veces he mirado a lo largo del camino abierto”). “Over the Hills and Far Away” fue el primer single de “Houses of the Holy”, alcanzando el puesto 51 en el Billboard Hot 100. La banda hizo un anticipo de la canción meses antes, durante las fechas de su gira por los Estados Unidos en 1972.

“The Crunge”

Una de las pistas más polarizantes de “Houses of the Holy”, esta canción escrita en grupo que cerró el lado A comenzó con un ritmo de Bonham que inspiró a Page a tocar un riff funky. Para el patrón lírico, Plant canalizó algo de James Brown, hasta preguntar “Where’s the bridge?” sobre el “Take It to the Bridge” de Brown. (La línea de Plant “Ain’t’ gonna call me Mr. Pitiful / No, I don’t need no respect from anybody,”, rinde homenaje a Otis Redding y sus canciones “Mr. Pitiful” y “Respect”). La broma aquí es que es una canción bailable que no se puede bailar, y los miembros de la banda reconocieron libremente que la canción era una broma, “una risita”, como se refirió Page a ella. Incluso se pensó en incluir un diagrama de pasos de baile en el empaque del álbum, pero la idea se abandonó más tarde. Page de vez en cuando deslizaba el riff principal en solos extendidos, tanto con Led Zeppelin como en actuaciones en solitario, y “The Crunge” sobrevivió gracias a los sampleos de Double D & Steinski (“Lesson 3 – The History of Hip Hop Mix”) en 1985. y “The Magic Number” de De La Soul cuatro años después.

“Dancing Days”

La segunda idea más antigua de “Houses…”, que se realizó en noviembre de 1971 en el espectáculo Electric Magic en Inglaterra, “Dancing Days” se inspiró en la música india que Page y Plant escucharon durante sus viajes a Bombay y fue una de las más alegres y directas canciones que el grupo haya grabado. Estaban tan contentos con eso que el ingeniero Eddie Kramer habló sobre ver a los cuatro miembros bailando en fila en el césped de Stargroves mientras la pista se reproducía desde el estudio móvil de grabación de los Rolling Stones. Entre las alegrías está escuchar a Page deslizar la guitarra sobre el riff principal, lo que creó un importante desafío al recrear la canción en vivo. Aunque se lanzó comercialmente como el lado B de “Over the Hills and Far Away”, “Dancing Days” fue la primera canción de “Houses of the Holy” hecha para la radio, con discos promocionales distribuidos a las estaciones de radio. BBC Radio One tuvo el honor de estrenarla el 24 de marzo de 1973, durante su programa del mediodía, apenas cuatro días antes de que saliera “Houses of the Holy”. Bobby Brown sampleó el riff de Page en su exitoso single de 1992 “Humpin ‘Around”.

“D’Yer Mak’er”

Los fans y los críticos se terminaron rascando la cabeza y preguntándose “qué es” con “D’Yer Mak’er”. Incluso hasta la propia banda lo hizo. Fue considerada otra broma de la banda. Ciertamente muestra una ambición musical avanzada, ya que Bonham torció un ritmo entre el doo-wop y el reggae de los años 50 (que Kramer capturó colocando micrófonos a cierta distancia de la batería en un conservatorio con paredes de vidrio en Stargroves), con cierta influencia de Ricky Nelson. El éxito de 1958 “Poor Little Fool”. Suena un poco desordenado, y lo es, pero atrajo a los oyentes más allá de la base de fans establecida de la banda: la canción alcanzó el número 20 en el Billboard Hot 100, siendo solo la cuarta canción de Zeppelin, notoriamente reacios a los singles, en llegar tan alto. Sin embargo, Page se sorprendió por la polarización sobre la canción y le dijo a Trouser Press que “no esperaba que la gente no la entendiera. Pensé que era bastante obvio”. Entonces, ¿qué significa el título? Si bien algunos pensaron que era una referencia a un encuentro sexual, fuentes más autorizadas confirmaron que era una forma de decir “Jamaica” basada en la pronunciación distinta de la nación insular.

“No Quarter”

Jones dio a luz esta obra etérea durante las sesiones del cuarto álbum de Led Zeppelin, aunque no tuvo mucha tracción en ese momento. Continuó trabajando en él en el estudio de su casa, ralentizándolo desde su versión original y lo trajo a la banda para “Houses of the Holy”, donde encaja con la filosofía más experimental de la banda. Proporcionó una vidriera para la interpretación del piano de Jones y, en concierto, proporcionó un vehículo para improvisaciones que se extendieron 20 minutos o más. Sin embargo, “No Quarter” fue un favorito de los fans que Page y Plant revivieron para su proyecto “No Quarter: Jimmy Page and Robert Plant Unledded” en 1994, y ha sido memorablemente versionada por ToolFlaming LipsGov’t Mule y Dread Zeppelin.

“The Ocean”

“The Ocean” termina el LP mas aventurero y estilístico de Led Zeppelin de vuelta en tierra firme, con un riff de blues-rock pisando fuerte que a veces recuerda a “Good Times Bad Times” de su debut y cuenta con algunos huevos de Pascua inteligentes antes de que los llamáramos así. Se puede escuchar a Plant referirse a su hija Carmen como “la chica que ganó mi corazón” en la última línea de la canción, y Bonham y Jones hacen raras contribuciones de coros a “doo-wop”, también cantado cerca del final. Y poco más de un minuto y medio en la pista se puede escuchar un teléfono sonando. Líricamente, “The Ocean” es la metáfora de Plant para el mar de cuerpos que salen regularmente a ver a la banda, aunque también hay una referencia a la leyenda del blues Robert Johnson como “el perro del infierno”, refiriéndose a su legendario trato para vender su alma al diablo a cambio de fama, lo que la mitología de Led Zeppelin afirma que Page, Plant y Bonham también hicieron. Otra canción de “Houses of the Holy” que se convirtió en un elemento básico de sus shows, “The Ocean” fue más tarde sampleada por Beastie Boys en “She’s Crafty” en su álbum número uno de 1986 “Licensed to Ill”.

Total Page Visits: 335 - Today Page Visits: 1

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *