Radio El Súper Duende

Hace 50 años, el álbum debut de Queen apenas daba pistas sobre la futura grandeza del grupo

Fuente: CROCK

Como lo demuestra el álbum debut homónimo de Queen, la banda que todos conocemos y amamos hoy, el grupo con varias capas de voces y resonantes guitarra no comenzó de esa manera. O al menos no tan grande.

En 1973, su glamour británico no era tan refinado, y las cosas que hicieron que esta banda fuera tan identificable eran en ese momento apenas conceptos. Hay destellos en el glamour y, en ocasiones, las raíces de su sonido comienzan a tomar forma, pero “Queen” es principalmente un producto de su tiempo.

El LP reúne música progresiva, heavy metal e incluso un poco de folk en una mezcla cuasi atronadora que hizo poco por separar al grupo de otros que exploraban territorios similares a principios de los 70. Paisajes medievales reposan junto a cantos religiosos que absorben la estética de Jesús como el hippie original de la época.

Es una combinación ocasionalmente torpe ejecutada en un estilo a menudo de mano dura que luego ganaría cierta sutileza. Aún así, Queen (la banda) y “Queen” (el álbum) son desafiantes en estas acciones, y ahí es donde importa el álbum. También es importante el uso algo inventivo de la banda de la grabación multipistas, que era más grandiosa y apilada mayor cantidad de capas que lo que cualquier otra persona estaba haciendo.

Los resultados a veces son tan impresionantes que la banda se vio en la necesidad de escribir un descargo de responsabilidad en las notas del álbum, que indica que no se usaron sintetizadores en la creación del disco. Eran una orgullosa banda de rock ‘n’ roll, que se inspiró mucho en los reyes de la época, Led Zeppelin.

También hay signos de individualidad en los temas más destacados del álbum, especialmente en los temas iniciales respectivos “Keep Yourself Alive” y “Liar”, que son en parte boogie británico, en parte glam chispeante y en parte un enorme hard rock. Están repletas de punzantes riffs de guitarra, enormes coros y una producción impactante de Roy Thomas Baker, quien trabajaría con Queen a lo largo de los inicios de su carrera. Un punto a destacar es el peso adicional de los pasajes instrumentales.

Lanzado el 13 de julio de 1973, “Queen” no fue un gran éxito, alcanzando solo el puesto 24 en el Reino Unido y el número 83 en los Estados Unidos. Eventualmente se convirtió en oro, ya que la confianza y la reputación de la banda crecieron en los próximos años. Ninguno de los singles del álbum llegó a las listas: no tendrían su primer éxito hasta el año siguiente, cuando “Killer Queen” precedió al lanzamiento de su tercer álbum, “Sheer Heart Attack”, que permitió el ingreso triunfal del gruo a los Estados Unidos.

Hoy, su álbum debut suena como un primer paso formativo hacia el sonido característico que Queen lograría en el clásico “A Night at the Opera”. Pero en aquel entonces, era fácil perderse en cualquier otro camino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *