Radio El Súper Duende

Hace 50 años Stevie Wonder sacaba algo de alegría del dolor con “Sunshine of My Life”

Fuente: CROCK

“Talking Book” se convirtió en una vidriera del floreciente genio de Stevie Wonder, que a menudo se revelaba durante los momentos más oscuros del día. El tema que abre el álbum, “You Are the Sunshine of My Life”, no podría haber surgido de un lugar menos parecido a su título.

“Debido a que no tiene vista, no está controlado por la luz del día”, dijo el bajista de “Talking Book”, Scott Edwards, a Songfacts en 2013. “Y eso es malo, porque si quiere, te puede llamar a las cuatro de la mañana para que hagas alguna sobregrabación”.

De acuerdo con esta yuxtaposición de luces y sombras, “You Are the Sunshine of My Life” es una canción de amor ardiente cantada después de un divorcio aplastante. Nunca lo sabrías por la canción, que comenzó como una zapada en los Electric Lady Studios en la ciudad de Nueva York.

“Llevaba meses bloqueado en el estudio de grabación”, señaló Edwards. “Creo que ya tenía su sintetizador instalado en el estudio, por lo que siempre podía entrar”. Incluso si Wonder tenía un plan en mente, se mantuvo extraordinariamente generoso con los demás. Por ejemplo, entregó las primeras líneas de “You Are the Sunshine of My Life” a sus coristas.

“Tenía un ritmo básico y podría decir, ‘Scott, hacé algo con el bajo’, una estructura básica”, agregó Edwards. “Pero después de eso, como te respeta, quiere que empecés a embellecerte y a hacer otras cosas. Así que no es muy controlador”.

Con la asistencia clave de los productores y genios de los sintetizadores Robert Margouleff Malcolm Cecil, terminaron con una de las canciones más exuberantes y llenas de luz de toda la carrera de Wonder. “‘You Are the Sunshine of My Life’ fue una melodía muy animada”, dijo Margouleff a The Atlantic en 2012. “La gente la llamaría la ‘canción de Stevie Wonder’”.

¿Alguien más podría haber exprimido tanta alegría del dolor?

Cuando se separaron en 1972, Wonder había estado casado con Syreeta Wright por solo 18 meses. Pero su relación y el trabajo que hicieron juntos se extendió más atrás. Se conocieron en 1968 después de que Wright aceptó un trabajo como recepcionista en Motown Records. Para 1969, los veinteañeros estaban saliendo y trabajando juntos. El dúo coescribió el éxito número 3 de Wonder, “Signed, Sealed, Delivered I’m Yours”, así como el single de los Spinners “It’s a Shame”, que alcanzó el puesto 14 en el Billboard Hot 100.

Ya se habían separado cuando produjo “Syreeta”, el debut profundamente subestimado de Wright en 1972, entre “Music of My Mind” y “Talking Book”, los cuales también llegaron en 1972. Sin embargo, el amor de Wonder por Wright, como se transmite en el completamente embelesado “You Are the Sunshine of My Life”, soportó incluso el desamor. El single llegó en marzo de 1973 y se disparó a la cima de las listas estadounidenses como una expresión eterna de amor que podía aplicarse a todos, en todas partes.

“‘Sunshine’ me dio esta inclinación de lo romántico que podía ser al expresar sus sentimientos”, dijo la gran Dionne Warwick The New York Times en 2022. “Podría aplicarse a una joven, podría aplicarse a un niño, podría aplicarse a su madre, a quien él adoraba, y a sus amistades”.

Esto era justo como lo quería Wonder. Rechazó un premio de la Asociación Nacional de Comercializadores de Discos porque querían honrar a “You Are the Sunshine of My Life” como la “mejor canción soul” del año. “La canción no debería tocarse para un tipo especial de personas”, dijo Wonder en un simposio de la UCLA patrocinado por Billboard. “Todos podemos sentir amor. Cuando la música está categorizada, pero todos podemos relacionarnos con ella, no estaría agradecido por aceptarla”.

El Fender Rhodes de Wonder desempeñó un papel fundamental durante las primeras zapadas, y en gran medida se quedó solo en la grabación final. “Había estado trabajando solo con la estructura, pero una vez que nos tuvo a todos juntos, simplemente comenzó a tocarla”, dijo Edwards a Songfacts. “Y luego todos nos unimos y todos pudimos sentir la vibra y la forma en que iba la melodía: fue un éxito. Estaba tan emocionado que dijo: ‘Esta noche, iremos al estudio y la grabaremos’. Y eso es lo que hicimos. Como de costumbre, Wonder hizo que todo pareciera tan fácil”.

La sesión que siguió fue notablemente escasa, con unas suaves congas en lugar de tambores. “No hay mucho eco ni reverberación”, dijo Margouleff a The Atlantic. “La razón es porque siempre sentimos que el eco y la reverberación expresan la distancia, algo que está más lejos”. Las primeras palabras fueron cantadas por Jim Gilstrap, quien se hizo más conocido por su éxito en solitario de 1975 “Swing Your Daddy”, antes de que Lani Groves finalmente le pasara el micrófono a Wonder.

Su habilidad para recordar las palabras se sintió aún más impresionante, considerando lo rápido que se estaban juntando las cosas. La verdad, sin embargo, era que Wonder no lo hizo. “Malcolm se sentaba frente a la consola, frente al micrófono, diciendo: ‘Eres el sol de mi vida’, y Stevie la cantaba”, dijo Margouleff a The New York Times. “Mientras estaba terminando la línea, Malcolm estaba leyendo la siguiente línea de la canción”.

Preocupado de que su acento británico recortado pudiera escucharse en las principales pistas vocales, Margouleff dijo que improvisaron. “Tomamos tazas de café blancas de espuma de poliestireno y las rellené con el forro de espuma del interior de una caja de cinta”, agregó, “y las pusimos en los auriculares para que el audio no se filtrara. Parecía ridículo”.

“You Are the Sunshine of My Life” fue incluido como el single principal de “Talking Book”, pero eso fue antes de que otra zapada, esta vez con Jeff Beck, terminara produciendo “Superstition”. Wonder se lo dio a Beck para que lo usara en el próximo álbum de Beck, Bogert & Appice, antes de que los directivos de Motown intervinieran. “Dijeron: ‘No, no, no, no. El primer single debería ser ‘Superstition’”. Wonder más tarde. le dijo a Detroit Free Press. “Así que volví con Jeff y tuve esa discusión”.

La versión de Wonder de “Superstition” llegó al número uno del Billboard Hot 100 antes que “You Are the Sunshine of My Life”. Nacido de una pérdida y provocado por una sorprendente generosidad de espíritu, eventualmente se convirtió en más que una canción emblemática; se convirtió en uno de los eslóganes de Stevie Wonder.

Reutilizó el título innumerables veces a lo largo de los años, aunque tal vez nunca de manera más memorable que en 2016 cuando Wonder regresó para una ceremonia en la que la calle de su ciudad natal pasó a llamarse Stevie Wonder Avenue. “Eres el sol de mi vida”, le dijo Wonder a cientos de fanáticos amontonados que habían esperado horas en temperaturas bajo cero para presenciar el momento. “Eres la niña de mis ojos, Detroit. Siempre permanecerás en mi corazón”.

Total Page Visits: 98 - Today Page Visits: 1

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *